24 dic. 2010

FRAGMENTO DE "OSHO- EL DIOS DE TODOS


LO DIVINO


Creación
Vibraciones
Fuerza
Energía

Cuáles son las características del comporta¬ ¿miento de un dios? ¿Cómo se comporta lo divino? Una cosa: no es dependiente, es absolu¬tamente independiente; te brinda amor, pero es¬to no es una necesidad. Te lo da en abundancia, pues le sobra. Tú simplemente lo descargas al re¬cibirlo; pero no es una necesidad. Y el dios es un creador: cada vez que el sexo se torna una torna una fuerza transformadora, llega a un nue¬vo mundo de creatividad. Entonces, se te abren nuevas dimensiones de la creatividad.
No se trata de que empieces a pintar, a escri¬bir poesía, o alguna otra cosa; no es eso. Tal vez suceda, tal vez no, pero cualquier cosa que hagas será un acto creativo, cualquier cosa que hagas se volverá artística. Hasta Buda, sentado bajo el árbol bodhi sin hacer nada, es creativo. El modo en que se sienta, el mismo modo en que se sienta allí, genera una fuerza, una ener¬gía, vibraciones en todo su entorno.
Se han hecho muchas investigaciones última¬mente sobre las pirámides egipcias, y se han des¬cubierto muchos datos misteriosos. Uno de estos datos es que la forma de la pirámide, su misma configuración, es misteriosa. De repente, los científicos se dieron cuenta de que, si colocas un cadáver en una pirámide, se mantiene sin sustan¬cias químicas; la forma ayuda a preservarlo.
Entonces, un científico de Alemania pensó: "Si la forma puede hacer tanto que el cuerpo se preserva automática¬mente (sólo la forma, sólo la presión de la forma)..." En¬tonces, hizo la prueba con su hoja de afeitar. Hizo una pi¬rámide pequeña, una pirámide de cartulina, y probó con su hoja de afeitar usada. En el lapso de unas horas, la hoja de afeitar quedó lista para volver a ser utilizada. La forma le había devuelto el filo a la hoja de afeitar. Entonces lo pa¬tentó. Puedes usar durante toda tu vida la misma hoja de afeitar, con sólo ponerla dentro de la pirámide. No es ne¬cesario hacer nada; la pirámide sola le devuelve el filo, una y otra vez. Ahora, los científicos afirman que toda forma crea un ambiente particular.
Un Buda está sentado debajo de un árbol bodhi: el modo en que se sienta, el gesto, la postura, el mismo fenómeno de su presencia allí sin yo alguno, está creando a su alrededor millones de vibraciones, que se seguirán expandiendo. Aun cuando este Buda haya desaparecido de este árbol, esas vi¬braciones seguirán y seguirán, hasta llegar a otros planetas y a otras estrellas.

2 comentarios:

palomaashtar dijo...

Me parece muy interesante y a la vez fascinante.Gracias por compartirlo.besos

Isis dijo...

muchas gracias por tu comentario

CHAT

Realtime Comments/COMENTARIOS

MUSICA DE LA NATURALEZA

RELAJARSE Y MEDITAR